lunes, 22 de noviembre de 2021

Por el honor de México

Cito textualmente:


“Como mexicanos es necesario estar unidos en el proyecto de Nación que está en marcha, porque lejos de las diferencias de pensamiento que pudieran existir nos une la historia, el amor por la tierra que nos vio nacer y la convicción de que sólo trabajando en un mismo objetivo podremos hacer la realidad, esta realidad que cada día sea más prometedora” 

Luis Crescencio Sandoval, Secretario de la Defensa Nacional 



Analistas, opinadores, articulistas, editorialistas, público en general, inundan medios de comunicación y redes sociales con una interpretación que duele, y me uno a esa creencia, todo parece indicar que el actual Secretario Mexicano de Defensa promovió a que todos nos unamos a una ideología política. Ni siquiera escribiré el nombre del partido político en el gobierno ni me desgastaré recordando el título de la supuesta “transformación” que desean hacer a mi querido México. Solo recordaré que las fuerzas armadas no son de un presidente, ni mucho menos de un falso Secretario .


Crescencio Sandoval está confundido y en su ánimo que agradar a su Comandante Supremo, es decir, al Presidente del país, resbaló de la manera más vil, ¡algo indigno para un General… no, Secretario, ¡no haga eso! El Instituto armado no le pertenece a una corriente de pensamiento, le pertenece al pueblo de México y usted se debe a ¡ese mismo pueblo! No a un poder político que solo ha hecho gala de ego desmedido.


Muy delicado resulta saber que un personaje de fuerza y armas se muestre como vulgar promotor político, porrista de 4ta, transformador de ideas y no de hechos y acciones.


No Secretario, no traicione el linaje de sus antecesores, no ofenda la memoria de los Generales que hicieron grande este país, aunque pensándolo bien, también existen generales que como usted, “dieron color” y le voltearon la espalda a México y que consiguieron un lugar en la historia del país, pero como traidores a la Patria y relegados del reconocimiento y el respeto.


Caminar sobre la delgada línea de la interpretación es peligroso, temerario y hasta ofensivo, sus palabras salpicaron demasiado y enrarecieron aún más el de por sí revuelto pensamiento moderno mexicano; eso no se hace mi General, su papel es dar seguridad al país, no generar dudas e incertidumbre, con todo respeto, no lo hizo bien, mi General.


Creo en mi país y creo en su instituto armado , esa Institución que lo formó mi General, lugar donde usted aprendió, creció, se preparó, se desarrolló, y alcanzó los más altos rangos a golpe de esfuerzo y disciplina, seguro estoy que lo recuerda porque desde que ingresó al Heroico Colegio Militar debió aprender su lema y hermosa arenga, esas palabras que cuando cadetes se grita con amor y gallardía pero que hoy parece que olvidó, usted mi General no juró lealtad a un solo hombre, mucho menos a un partido político, usted juró amar y defender a su país y todos los días lo repitió, ¿lo recuerda ?… Cuando en esos patios del plantel militar se aprende el amor por el país gritando con toda la fuerza y a una sola voz:

“Heroico Colegio Militar, ¡Por el honor de México!” 


¡Haga lo correcto General Sandoval!


¡Hágalo por el honor de México !



Ramiro Marmolejo Galindo .

Twitter: @marmol_digital

Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search