Instagram Widget

header ads

Popularidad vs Eficiencia

Me remitiré solo a las palabras:



POPULARIDAD: Aceptación y fama que tiene una persona o una cosa entre la mayoría de la gente.

EFICIENCIA: Capacidad para realizar o cumplir adecuadamente una función.


Tomando como base solo la gramática lo que vimos durante la semana pasada debe tomarse con mesura pero sobre todo con análisis, y es que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, salió muy bien calificado por una encuesta realizada por Grupo Reforma, lo que no tiene nada de extraño, el tema es que dicho resultado digno de aplauso se toma como base para calificar todo un ejercicio de gobierno y eso no es lo mismo, nada que ver con los resultados. 


Las huestes del fanatismo Lopezobradorista lanzaron cohetes, encendieron bengalas y gritaron vivas en el nombre de su líder moral y ahí está el detalle, ya que no podemos centrarnos en la popularidad de una sola persona porque seríamos injustos con México e incluso injustos con la persona en cuestión.


El problema es que en el sector público a diferencia del sector privado hay contrastes que ejemplifican mi reflexión, mientras que en el “público” si se califica “el cariño” de la gente, en el “privado” se miden solo los resultados.


Nada mal le caería al Gobierno Federal que su “cabeza visible” fuera sometido a la revisión de su eficiencia, ya que esto invariablemente beneficiaría a México y de paso daría legitimidad a la administración morenista.


Pero bueno, si los morenistas viven del cariño del público, del aplauso del respetable y del amor de los fanáticos, nosotros como simples mortales no podemos caer en ese juego y basados en el análisis de resultados calificar la gestión del Señor López, viendo sus aciertos y errores con la firme convicción de que mejoraremos como país.


Nos urge un Gobierno abierto y receptivo a la crítica y la exigencia de resultados, pero que lo haga con humildad y enmendando el camino cuando sea necesario, eso solo se conseguirá con apertura mental y emocional, en ellos. 


Espero, por el bien de México, que Andrés Manuel López Obrador deje de soñar con ser el más popular y desee con todo su ser en convertirse en el presidente más eficiente de toda la historia mexicana… que así sea.



Ramiro Marmolejo Galindo . 

Twitter: @marmol_digital

Publicar un comentario

0 Comentarios