Instagram Widget

header ads

México no necesita testamento

La semana estuvo aderezada con la caída sorpresiva de Andrés Manuel López Obrador al hospital, un cateterismo de rutina y que nadie esperaba encendió las alarmas de más de algún mexicano.




No deseo que nuestro presidente caiga en desgracia por mala salud, jamás lo pediría ni aplaudiría, México si necesita de presidente sano y en plenitud de facultades, lo que no necesita es de un testamento.


Y es que pareciera que el Señor López se esmera por echar a perder sus propias acciones, después de una legítima preocupación del pueblo el decide aparecer en sus redes sociales con una kilométrico mensaje de 8 minutos y aventarse la puntada de que nadie se preocupe, porque ¡él ya dejó un testamento político para el país!


Esta figura no es más que una “declaración” de un político para ordenar como debe darse continuidad a su actual política y proyecto gubernamental. ¡Vaya desfachatez ! Y claro, según dicen los que saben, poner a su sucesor, el más vulgar y ocioso de los “dedazos”, algo así como un “me voy” pero “no me ausento”.


¡No, señor presidente ! 


Nuestra Carta Magna, en su artículo 84, dice, palabras más, palabras menos, que si fallece el Jefe del Ejecutivo, su cargo será ocupado por el Secretario de Gobernación, en tanto el Congreso de la Unión designa a un presidente interino antes de 70 días, pero si el fallecimiento se da durante los últimos 4 años de gobierno, el mismo Congreso deberá seleccionar al presidente sustituto, mismo que deberá terminar todo el mandato.


Así es que repito: no, presidente, usted no puede elaborar, ni mucho menos decir que tiene un testamento político, es una osadía, una ofensa a la Constitución, y desde luego a todas las leyes que usted juró cumplir y hacer cumplir, es inadmisible que pretenda dejar un documento que dé continuidad a su pensamiento político, es más, la propia Constitución no contempla ni toma como válido un documento de esas características, así es que no es posible que siga confundiendo al pueblo no enrareciendo el ambiente nacional, una vez más solo demuestra su necesidad de atención y cariño, usted busca un pueblo que ame, no que piense.


El país no es propiedad de nadie, usted, Señor López no es dueño de una propiedad llamada México, por lo que no puede decidir sobre este territorio ni mucho sobre sus habitantes, si tiene ese papel pues será solo algo anecdótico y hasta gracioso tal vez, pero jamás dará rumbo al país; no se equivoque Señor Presidente, ¡México no necesita un testamento !



Ramiro Marmolejo Galindo .

Twitter :   @marmol_digital

Publicar un comentario

0 Comentarios