Instagram Widget

header ads

¡Te quiero, Australia!

Siempre he querido conocer Australia, lo digo en serio, no porque ahora aparezca en las tendencias, en verdad esa tierra me parece digna de una visita y lo haré, ¡decretado está ! y más ahora... 




El primer Grand Slam del deporte blanco en el año se celebra en el citado país, los ojos del mundo tenístico apuntan hacia aquel mítico y místico rincón del planeta, conocido, entre otras muchas cosas, por su férreo combate al COVID-19 y ahora por su decidido respeto y cuidado por su población, aún por encima de la fama y fortuna de una figura mundial, con popularidad, buena o mala, pero popularidad al fin. 


El multiganador y multipremiado Novak Djokovic, tenista de élite mundial tomó la muy respetable decisión de no vacunarse contra mendionada enfermedad y Australia decidió no dejarlo entrar a su territorio y no solo eso, sino deportarlo unos días después; la razón es muy simple: el tenista serbio tiene derecho a no vacunarse pero el país tiene el derecho velar por la salud de su población p, ahí está la circunstancia que enfrenta a cientos p, quizá miles de personas en todo el mundo.


Aquí va mi opinión personal: usted tiene todo el derecho a no vacunarse y peor aún a no cuidarse ni cuidar su persona y su entorno sanitario pero eso no le da el derecho de atentar contra mi salud, y “ahí está el detalle chato” como diríamos en mi México. 


¡Me parece insostenible ya la postura populista de los tres ordenes de gobierno y no aplicar “mano dura” defendido los intereses de la mayoría! 


No puede ser posible que por unos cuantos, gran parte de la población estemos padeciendo enfermedad y muerte en nuestro primer círculo de relaciones, en nuestras familias, y no es privativo de México, en Los Estados Unidos de Norteamérica el movimiento “anti vacunas” es insultante o peor aún que ya nadie respeta las medidas básicas de cuidado sanitario y ahí si me regreso a México, en nuestro país es ridículo el manejo de la pandemia, con estadios, casinos, inmuebles masivos abiertos a la aglomeración sin ningún rubor, peor aún, un transporte público “atascado” de pasajeros… y nadie hace nada.


Aplaudo de pie a ese país que puso alto a este simple jugador popular y lo sentó en la silla de la razón; su fama y su fortuna no valen nada contra el cuidado a la vida y eso si lo entendió Australia, habrá que ver hacen otros países del mundo con este infame e indolente pseudo deportista, a ver si ceden a las presiones económico-comerciales o, ¡hacen valer los derechos de su población! 


¡Bravo!, ¡Te quiero Australia!




Ramiro Marmolejo Galindo .

Twitter :   @marmol_digital

Publicar un comentario

0 Comentarios