viernes, 7 de enero de 2022

"Ya se pasaron"

El presidente vive del conflicto, porque sin él, no tiene manera de colarse en el tope de la agenda pública.




No es extraño ver al presidente eligiendo el conflicto de ocasión con dos motivos fundamentales: el ejercicio catártico moral para proyectarse superior a sus adversarios, y por supuesto, ser el tema de conversación el mayor número de horas posibles.


López Obrador señaló en días pasados a las universidades que conservan modelos híbridos o plenamente virtuales: "ya se pasaron", dijo mientras mostraba un seño notablemente fruncido y una mirada de cañón de escopeta.


En la presente administración, casi una docena de casas de estudios han recibido ataques por parte del presidente y su círculo cercano. Ya sea a través del presupuesto, o con sus tradicionales declaraciones denostativas, y eso es de preocupar porque ha sido más frontal el ataque a la educación que a la pobreza, la delincuencia o a la falta de medicamentos y tratamientos médicos que su misma administración creó.


Tal vez muchos mexicanos desearían que esos ojos de escopeta miraran igual, de frente y con desdén, a los responsables de centenares de muertes que se dan semana a semana a lo largo y ancho del país, a los sindicatos que detienen la educación obedeciendo a intereses de particulares, o tal vez a los responsables de la salud en el país, pero esos temas no están en su agenda.


"Ya se pasaron", las universidades cuyo único pecado ha sido preservar el estado de salud del alumnado. 


La autoproclamada 4T tiene unas prioridades muy peculiares; mientras los temas destacados de la semana en la "mañanera" fueron los Reyes Magos, que ya no quieren traer aparatos electrónicos, la asistencia presencial a clases, la revocación de mandato, o "provocaciones" que sólo existen en la mente del macuspano, la economía luce sin rumbo en una creciente inflacionaria inusitada desde la llegada de la democracia a México, ante la muy baja expectativa de una mejora palpable en el Sector Salud y ante una nueva crisis sanitaria que se desacredita a través de dichos de quien ha manejado la salud pública como un asunto de agenda política: el subsecretario Hugo López-Gatell, mientras la OMS alerta por las particularidades de Omicron.


Para un servidor, quienes ya "se pasaron" y hace mucho, son quienes dicen administrar al país, y por mucho.


Orson Ge

Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search